Seleccionar página

Así como hacer ejercicio, beber una cantidad de agua adecuada, y tener un sueño reparador, son buenas formas de mantenernos saludables, es bien sabido que la alimentación también es un factor muy importante ya que no solamente somos lo que pensamos, sino también lo que comemos.

Tan importante como una buena alimentación, es tener utensilios de cocina de alta calidad, lo cual es esencial, aunque no parezca, ya que existe una amplia variedad de materiales con los que se hacen estos utensilios de cocina que son dañinos o tóxicos debido a que cuando se rayan, guardamos o dejamos alimentos en recipientes, ollas, o platos, o durante la cocción de las comidas, estos utensilios desprenden sustancias que quedan impregnadas en los alimentos que luego ingerimos, como por ejemplo el aluminio, el plomo, el cobre, el teflón, entre otros.

Según la Organización Mundial de la Salud (OMS), metales como el cobre, el plomo o soldaduras pueden contaminar el alimento, causando intoxicación por metal pesado, lo cual puede traer enfermedades cardíacas y ataques cerebrales de acuerdo a estudios científicos, y efectos como la diarrea, hormigueo en manos y pies, vómitos, náuseas, dificultad para respirar, fuertes dolores abdominales, además de escalofríos y debilidad general.

“Investigaciones también afirman que materiales de cocina hechos con o de aluminio, titanio, cobre, hierro fundido, cerámica no apta para uso en materiales de cocina, cromo o níquel por nombrar algunos, pueden provocar en el consumidor muchos efectos secundarios tras la ingesta de alimentos procesados con estos materiales, como por ejemplo el Alzheimer, dermatitis, asma bronquial, úlceras, cáncer en diferentes órganos, la anemia, osteomalacia, infertilidad en mujeres, mutaciones en órganos como el hígado, los riñones y la próstata” según estudios descritos en geosalud.com.

¿Qué materiales NO se recomiendan a la hora de cocinar?

No es recomendable a la hora de cocinar, usar utensilios que contengan los siguientes componentes:

Aluminio: Hay sospechas de que este elemento tiene relación con peligrosas enfermedades como el Alzheimer. Por ello está entre los materiales prohibidos en la cocina. Solo es seguro el “aluminio anodizado”, el cual tiene una capa protectora y por eso evita que el elemento pase a la comida. – Tomado de https://enlacocina.telemesa.es/

Plomo: La intoxicación por plomo suele ser lenta y crónica, dando lugar a problemas gastrointestinales, fatiga, ansiedad, insomnio y problemas del sueño. – Según https://www.conasi.eu/

Plástico: los plásticos nos afectan en la salud reproductiva, hormonal y son un factor causal más en enfermedades como cáncer o enfermedades autoinmunes. – Según https://www.conasi.eu/

Teflón antiguo con PFOA (ácido perfluorooctanoico): El teflón con PFOA es tóxico y cancerígeno y además contamina el medio ambiente. – Tomado de https://www.drlopezheras.com/

Cobre: El cobre no se lleva bien con los alimentos ácidos como el jitomate o limón, debido a que puede desprender el lustre de la olla o bowl provocando alguna intoxicación. – Según https://foodandwineespanol.com/Hay ciertos tipos de materiales de cocina que son adecuados para una preparación saludable de los alimentos, que pese a tener un costo un poco más alto, seguramente valen la pena, ya que garantizan el bienestar y alimentos debidamente preparados para el consumidor.

Todos sabemos que lo barato sale caro, e invertir en buenos utensilios de cocina es invertir en nuestra salud y la de nuestros familiares, es mejor gastar un poco más de dinero en los materiales de cocina, que en gastos médicos por enfermedades gastrointestinales o calamidades de otros tipos.

¿Qué materiales SÍ debería utilizar?

Teniendo en cuenta lo anterior, existen materiales que no son dañinos para la preparación de los alimentos, como, por ejemplo:

Royal Prestige Soy Javier Vargas
imagen tomada de Royal Prestige
  • Acero Quirúrgico
  • Sartenes certificadas sin metales pesados, ni nanotecnología, ni PFOA.
  • Vidrio apto para cocinar
  • Acero inoxidable. (mejor del tipo 18/10; 18% cromo y 10% níquel, ya que no se desgastan fácil, resisten bien temperaturas de hasta 400°C, y se comportan bien con los alimentos)
  • Cerámica esmaltada sin plomo
  • Madera, sin recubrimientos de pintura o barniz.
  • Bambú.
  • Hierro certificado sin metales pesados.

Ahora que ya sabes, a empezar a cuidar de ti y de los tuyos.